hombre-sexual-5-960x460

Investigaciones dicen mucho sobre el cerebro cuando se trata de ver porno en Redtube

Hace más de una década, la doctora Judith Reisman, llamó “erototoxin” a la teoría de que el cerebro en sí podría ser dañado mientras ve porno. Se especula que los futuros estudios del cerebro revelarían que el aumento de los neuroquímicos y hormonas que se liberan cuando alguien mira pornografía de Redtube tienen efectos negativos sobre la forma medible del cerebro.

Los estudios recientes están validando su teoría sobre las sustancias químicas que segrega el cerebro durante la visualización del porno y si la adicción a la pornografía es posible.

Lo escáneres cerebrales nos dicen….

Las neuropsiquiatra de Cambridge, Valerie Voon, se presentó el año pasado en el Reino Unido con un documental llamado “La pornografía en el cerebro”. Su investigación demuestra que los cerebros de los usuarios habituales de pornografía muestran una gran similitud con la materia gris de los alcohólicos. Una estructura del cerebro llamada “estriado ventral” juega un papel importante en el sistema de recompensa del cerebro y las vías del placer. Es la misma parte del cerebro que se “enciende” cuando un alcohólico ve una imagen de una bebida.

El Dr. William Struthers, autor de “Conexión para la intimidad”, hace sonar una alarma similar, enseñando que ver pornografía de Redtube y masturbarse con ella en realidad  debilita la región del cerebro conocida como la “corteza cingulada”, una la región que es responsable de la toma de decisiones ética, moral y fuerza de voluntad de las personas.

Las sustancias químicas del cerebro segregadas por el porno

En el libro “Circuito de la pornografía”, Sam Black describe las diversas hormonas y neurotransmisores que están implicados cuando alguien ve pornografía y cómo cada ingrediente en este neuro-cóctel contribuye al problema.

Al tener relaciones sexuales o viendo pornografía de Redtube, la dopamina  se libera en una región del cerebro responsable de las emociones y el aprendizaje, dando al espectador una sensación aguda  de enfoque y una sensación de deseo. La próxima vez que el espectador tiene la “curiosidad” por obtener mayor placer sexual, pequeños paquetes de dopamina se liberan en el cerebro, lo que indica al usuario: “Recuerda  conseguir más”.

La norepinefrina también es liberada, creando el estado de alerta y concentración están activos. Es la adrenalina que expulsa el cerebro. Se le dice al cerebro, “algo está a punto de suceder, y tenemos que estar listos para ello”, este inmediatamente actuará con euforia.