Técnicas efectivas de reproducción asistida

Técnicas efectivas de reproducción asistida

La reproducción asistida es una estrategia médica para poder concebir un bebé que por vías naturales es imposible de concretar, bien sea por medio de lesiones en el aparato reproductor femenino o por problemas de secreción hormonal. La ciencia ha avanzado a lo largo de los años y a medida que nuevos descubrimientos surgen, diferentes técnicas se prueban y surten excelentes resultados, las estrategias de reproducción asistida que se han utilizado con éxito hasta los momentos son:

  1. La eclosión asistida – Assisted Hatching: Esta es una técnica que consiste en la micromanipulación de embriones, para ello se debe realizar un pequeño orificio en la zona pelúcida y de esta forma facilitar la implantación del embrión dentro del útero, el óvulo se encuentra provisto de una capa de proteínas que sirven de protección en su trayecto a través de las trompas de Falopio, por el oviducto hasta poder llegar la implantación, esto sucede en la zona pelúcida. A continuación produce la eclosión que no es más que la continua expansión del blastocisto durante el día 5 y 6 de desarrollo, esto llevando a un progresivo adelgazamiento de la zona pelúcida hasta finalmente romperla.

    Existen embriones que son incapaces de cumplir con este proceso y por ende puede significar un fallo de implantación dentro de las técnicas de Reproducción Asistida, esto se debe a que algunos óvulos poseen una zona pelúcida con un grosor más pronunciado de los normal igual a >15 um, la cual es una capa densa o dura, por ello es necesario realizar esta técnica y aumentar la probabilidad de implantación. Esta estrategia también se puede utilizar para los embriones descongelados ya que el proceso de vitrificación es capaz de endurecer la zona, en los pacientes mayores de 38 años debido a que la calidad del óvulo puede ser alterada, en aquellos pacientes con indicación a un estudio genético preimplantatorio y también en los que posean fallos repetidos de implantación.

    Hasta ahora se han descrito varias técnicas de eclosión asistida que van de mecánica, física o química, pero la más común consiste en que el agujero con un rayo láser provisto al microscopio invertido, siendo entonces esta técnica la más eficaz debido a que es rápida y no puede dañar al embrión.

  1. Cultivo secuencial al blastocisto: Se trata de un procedimiento que  se encarga de prolongar el cultivo del embrión hasta el día 5 o 6 de desarrollo, en donde el embrión debe alcanzar el estado maduro de blastocisto. El embrión que se encuentra en esta etapa de desarrollo es una estructura realmente compleja que posee más de 200 células, ellas no poseen una capa periférica que es conocida como trofoectodermo, el cual va a dar lugar a la placenta y una masa interna de la cual se origina el embrión, este es el proceso que se dá previo a la implantación.

    Si se interviene en el desarrollo embrionario en estos estadios, especialmente cuando se trata el Blastocisto Expandido nos proporciona muchas ventajas si se compara con la transferencia de embriones en estadios tempranos, tales como: mayor índice de implantación, disminuye el índice de embarazo múltiples mortales, se crea una mejor sincronización entre el embrión y el endometrio durante la transferencia y disminuye la cantidad de embriones a transferir.